Tipo de retencion a aplicar a administradores societarios
Tipo de retencion a aplicar a administradores societarios
Rate this post

Suele haber bastante controversia a la hora de considerar la retención a aplicar a administradores societarios; ello pienso que se debe a que se entremezcla la actividad como trabajador con otra actividad económica que es la de administrador empresarial. Por ello, vamos a ver en que casos hay que aplicar un tipo de retención determinado o no:

El TS señala que si se pretende modificar los estatutos para reflejar que el cargo de administrador es retribuido, ha de incluirse también en los mismos, el sistema de retribución. Señala tambien que los administradores, si son socios de la empresa, pueden votar en el acuerdo social que fije su retribución; la concreción de esta última en cuantía, no se hace necesaria.

Cabe destacar que en los estatutos ha de estar fijado el sistema de retribución, para que en la junta general, a la hora de la fijación de la retribución, deba atenerse a tal sistema. Todo ello, señala el TS, para que la retribución estatutaria del cargo se ajuste a las exigencias del art. 66 Ley de Sociedades de Responsabilidad Limitada, pues lo dispuesto para la determinación de la misma en los estatutos no establece forma de determinación.

Administrador societario, con cargo gratuito y que trabaja en la empresa

Cuando el cargo del administrador de una sociedad es gratuito (en los estatutos de la sociedad así tendrá que venir reflejado), la consideración del salario que obtenga éste es de un rendimiento del trabajo. Es decir, como no se está remunerando el cargo como administrador, se le aplicarán las retenciones que se aplican al resto de los trabajadores, y que conforme a sus circunstancias personales podremos calcular este tipo de retención societario con las herramientas que proporciona la AEAT.

Administrador societario con cargo no remunerado y que presta un servicio a la empresa

El administrador de una empresa que presta servicios a su propia empresa, tributará estos ingresos personales como rendimientos por actividad profesional, hasta el límite máximo considerado para que no se convierta en operaciones vinculadas. La retención del IRPF en este caso será del 15% o el 7% si estamos en los primeros años de actividad.

Los supuestos para la consideración de operaciones vinculadas, tras la última modificación, son:

  • Entidad y sus socios, cuando la participación sea de al menos un 25%
  • Entidad y sus consejeros o administradores (exepto retribución por el cargo)
  • Entidad y parientes hasta el tercer grado (cónyuge, hijos, padres, abuelos, hermanos, nietos, sobrinos, suegros…) de socios (con al menos 25% del capital), consejeros o administradores.
  • Dos entidades que pertenezcan al mismo grupo.
  • Entidad y los consejeros o administradores de otra externa, cuando ambas pertenezcan al mismo grupo y perímetro consolidable.
  • Entidad y otra que ostente participación indirecta en al menos el 25%, u ostente la mayoría de los votos de la Junta.
  • Dos entidades en la que los mismos socios, consejeros, administradores o parientes hasta tercer grado, participen en al menos el 25%
  • Entidad residente en España y sus establecimientos permanentes en el exterior.

Administrador societario con cargo remunerado explícitamente en Estatutos.-

En este supuesto, el salario por administrar la sociedad, será deducible del impuesto de sociedades, y para el administrador, tendrá la consideración de rendimientos del trabajo a la hora de declarar su IRPF; tal consideración tambien será extensible a los miembros del Consejo de Administración y otros órganos representativos, siempre que se haya reflejado convenientemente de forma estatutaria.

El tipo de retención que se aplica a estas percepciones es del 35%, como hemos visto en cada tabla de retenciones en este blog, tambien consultable en la web de la AEAT. En el caso de que los rendimientos procedan de entidades con un importe neto de la cifra de negocios inferior a 100.000 euros, la retención de IRPF que se le aplicará será del 19%.

Administrador con cargo de alto directivo.-

Es aquel con funciones directivas, de gestión, administración y representación de la sociedad y que está vinculado a ella a través de un contrato mercantil. La remuneración que perciba tendrá la consideración de rendimiento del trabajo y, consecuentemente, se aplicará una retención igual que a los administradores: del 35% o el 19%.

Entradas relacionadas