Ley del trabajo a distancia o teletrabajo

El trabajo a distancia, tras la pandemia del covid19, ha puesto sobre la mesa la necesidad de regular esta forma de trabajo versátil, que además, ayuda más a la conciliación familiar. El gobierno, para formalizar esta regulación, está construyendo ya la Ley del trabajo a distancia o teletrabajo, que actualmente se encuentra en fase de anteproyecto.

La posibilidad de la flexibilidad horaria y la propia naturaleza del trabajo a distancia hace que los límites entre la vida profesional y la vida personal a veces se desdibujen.

Por lo que se puede atisbar del presente anteproyecto, va a ser la empresa quien bien proporcione los medios para efectuar el teletrabajo, mediante la dotación a la persona que trabaja a distancia de todos los medios necesarios para la prestación del servicio, o bien la misma se verá obligada a la compensación total al trabajador por los gastos, tanto directos como indirectos, que se ocasionaran como consecuencia de esta modalidad de trabajo.

Con respecto a la conciliación familiar, va a regularse por en esta Ley del trabajo a distancia o teletrabajo, que las personas con cargas familiares, dependientes a cargo y otras situaciones análagas, tengan preferencia para ejercer esta modalidad con respecto al resto de trabajadores.

Estructura de la Ley del trabajo a distancia o teletrabajo.

Capitulo I. Disposiciones generales

Que establece el ámbito de aplicación, las disposiciones generales y definiciones así como lo referente a los preceptos relacionados con la igualdad de trato y la no discriminación de esta nueva forma de trabajo.

Capítulo II. El acuerdo de trabajo a distancia

Se establecen aquí las condiciones de preferencia al disfrute, en virtud de las circunstancias personales de cada trabajador, las características generales del acuerdo con la empresa, así como las condiciones y formas de modificación del mismo; la Ley del trabajo a distancia o teletrabajo, deja bastante margen al acuerdo mutuo entre las partes.

Capítulo III. Derechos de las personas trabajadoras a distancia

Se regulan en este capítulo, los derechos (de carrera, de contenido económico, de prevención de riesgos, etc.) relacionados con el uso de medios digitales, poniendo las buenas intenciones sobre la garantía del derecho a la intimidad de la persona trabajadora (un tanto incompatible con el derecho de la empresa a acceder a sus servidores… y un largo etc., que puede venir detrás de lo dicho)

Se establecen los mecanismos de control que pudieran existir deberán ser idóneos, necesarios y proporcionados, eso sí, sin mencionar tecnicismos… suponiendo que se dejará a una regulación posterior que igual nunca sale.

Se incluyen aquí también los principios que van a regular la igualdad con respecto a los trabajadores que no trabajen telemáticamente, en materia de derechos colectivos, para asegurar la corresponsabilidad con aquellos que sí desarrollen su jornada bajo el paraguas de la Ley del trabajo a distancia o teletrabajo.

Capítulo IV. Ley del trabajo a distancia o teletrabajo de forma ocasional

Parece ser éste el capítulo más cercano a las circunstancias excepcionales por las que se está desarrollando esta Ley del trabajo a distancia o teletrabajo, si finalmente se desarrolla como texto legal con validez jurídica.

Así, bajo circunstancias extremas o de cualquier otra índole, se podrá desarrollar esta forma de trabajo con carácter ocasional, estipulando como jornada divisoria, el 60% de la ordinaria.

Disposiciones transitorias, adicionales y/o finales

Fuente: Anteproyecto de Ley del teletrabajo o trabajo a distancia.

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Esp. Contabilidad. Post grado en Auditoría de Cuentas. Máster en Dirección de Negocios Internacionales. Máster en Planificación empresarial del medioambiente.