IRPF 2012. Deducción por inversión en vivienda habitual.

Tanto para el IRPF 2011, como para la renta del ejercicio siguiente, 2012, y aún a vueltas con las modificaciones dadas por el R.D.L. 20/2011, sobre las medidas urgentes en materia presupuestaria, tributaria y financiera para la corrección del déficit público, vamos a ver la esperada vuelta de la deducción por inversión en vivienda habitual.

Vuelve en términos casi idénticos a como estaba antes de su supresión a finales de 2010.

Aspectos generales.-

Carácter retroactivo:

Desde 1 de enero de 2011, se permitirá aplicar la deducción respecto del ejercicio de 2011; es decir, si compramos durante el ejercicio 2011, aún sin derecho a deducción, ya se recupera tal derecho de deducción sobre la parte estatal de la declaración de la renta o IRPF sobre el ejercicio 2012.

Cantidades sobre las que se puede aplicar la deducción en vivienda habitual.-

La deducción será aplicable a los siguientes conceptos:

  1. Adquisición de la vivienda habitual.
  2. Construcción o ampliación de la vivienda habitual.
  3. Cantidades depositadas en cuentas vivienda..
  4. Obras e instalaciones (condiciones y requisitos especiales).

Deducción autonómica:

La deducción rehabilitada es la correspondiente a la parte estatal del IRPF; sobre las posibles deducciones autonómicas, no hay cambios. (Si no hay nada al respecto la cuota autonómica por defecto, seguirá al 7,5% o al 10% en caso de realización de obras para la adecuación a personas con discapacidad).

Tipo de deducción:

El tipo de deducción por inversión en vivienda habitual, salvo el régimen especial catalán, vuelve a ser del 7,5% sobre el precio de adquisición satisfecho, en el ejercicio correspondiente, por la adquisición o rehabilitación de la vivienda cuyo fin va a se la residencia habitual del contribuyente, con un máximo de 9.040 €, como veremos a continuación.

Base máxima de la deducción por vivienda habitual:

9.040 euros anuales, incluidos gastos de adquisición por cuenta del adquirente (contribuyente), excluidos impuestos indirectos. Cuando medie financiación ajena (hipotecas, préstamos hipotecarios y demás familia), cabrán los intereses del periodo que a ésta correspondan, la amortización excluida el valor del suelo y el coste de los instrumentos de cobertura del riesgo (seguros sobre el inmueble) de tipo de interés variable. Más información acerca de los gastos deducibles, tras el salto.

Cuentas vivienda:

El límite conjunto máximo a deducir es también el citado de 9.040 euros anuales.

Contribuyentes con discapacidad:

Como ya he dicho anteriormente, el límite se amplía al 10 %, dejando una base máxima deducible de 12.080 €, cantidad que se me antoja muy corta en relación a contribuyentes sin discapacidad.

En relación a como estaba la deducción anterior en el ejercicio 2010, pues eso; 20 y 60 € más…al menos ha vuelto.

Entradas relacionadas