Gastos deducibles por vivienda siendo autónomo.
Rate this post

La pasada ley 6/2017, de 24 de octubre, de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, introdujo algunos cambios en la forma de considerar lo gastos deducibles por vivienda siendo autónomo, siempre que se esté encuadrado en el régimen de estimación directa.

En concreto, se delimitan con mayor precisión, los gastos correspondientes a la vivienda que contiene el lugar de trabajo utilizado en la estimación directa, obviamente, cuando se trabaja desde casa y no desde un local auxiliar fuera del domicilio.

Cabe aquí recordar, el art. 29 de la LIRPF, que a modo de resumen, nos viene a decir que conforman los bienes o elementos afectos a la actividad, que serían:

  1. Los bienes inmuebles en los que se desarrolla la actividad del contribuyente.
  2. Los bienes destinados a los servicios económicos y socioculturales del personal al servicio de la actividad, exepto los afectos los bienes de esparcimiento y recreo o, en general, de uso particular del titular de la actividad económica.
  3. Cualesquiera otros elementos patrimoniales que sean necesarios para la obtención de los respectivos rendimientos. En ningún caso tendrán esta consideración los activos representativos de la participación en fondos propios de una entidad y de la cesión de capitales a terceros.

Cuando se trate de elementos patrimoniales que sirvan sólo parcialmente al objeto de la actividad económica, la afectación se entenderá limitada a aquella parte de los mismos que realmente se utilice en la actividad de que se trate. En ningún caso serán susceptibles de afectación parcial elementos patrimoniales indivisibles.

La consideración de elementos patrimoniales afectos lo será con independencia de que la titularidad de éstos, en caso de matrimonio, resulte común a ambos cónyuges.

Gastos deducibles por vivienda siendo autónomo, cuando se trabaja desde casa.

Gastos de titularidad.-

Son aquellos relacionados directamente con la tenencia del inmueble, y en principio, sin tener en cuenta el régimen de gananciales o cualquier otro que se posea con el cónyuge.

Por ejemplo, los más comunes, son la comunidad, los intereses de la hipoteca (si la hay), el IBI, seguros, etc. Este tipo de gasto, podrá afectarse a la actividad en función del porcentaje de metros cuadrados que el lugar de trabajo represente sobre el total de la vivienda; esto es, en una vivienda de 100 m2, si mi cuarto u oficina son 10 m2, podré deducirme el montante de estos gastos en un 10%, en el caso de que hubiese estado ejerciendo durante toda una anualidad, ya que de lo contrario, deberemos volver a ponderar en función del tiempo trabajado.

Gastos de suministros.-

Gastos de suministro.-

Son aquellos de tipo periódico por lo general, que sirven de base para el desarrollo tanto del domicilio, como por ende, para el desarrollo del trabajo desde casa, y en los que en muchas ocasiones su separación ha generado mucha controversia en los tribunales de lo contencioso administrativo.

Es por ello, que a través de la ley 6/2017, de 24 de octubre, de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo, se concensua una aplicación fija del 30%, sobre la proporcionalidad superficial que ya habíamos calculado en los gastos de titularidad.

Así, si por ejemplo contamos con unos suministros de telefonía de 480 € (40*12), luz por 600 € (50*12) y agua por 360 € (30*12), tendríamos un total de suministros de 1.440 €, con un porcentaje superficial del 10%; con lo que tendríamos unos 144€ que reflejar en nuestra declaración de la renta como gasto deducible de nuestra actividad en estimación directa.

Entradas relacionadas