Contabilidad, fisalidad, laboral y linux en Canarias.

¿Disminuye el patrimonio por una mala noche de casino?. IRPF y rentas del juego.

¿Disminuye el patrimonio por una mala noche de casino?. IRPF y rentas del juego.
¿Disminuye el patrimonio por una mala noche de casino?. IRPF y rentas del juego.
Rate this post

 

Uno de los cambios más sorprendentes a mi gusto en el IRPF, ha sido la posibilidad de minorar el gasto realizado en casinos y otras formas de apuestas de la tributación del impuesto sobre la renta de las personas físicas. De esta forma, se relacionan el IRPF y rentas del juego, pasando a contar éstas como rendimientos de capital mobiliario en el caso de ganancias, pudiéndonos hacer entrar en los supuestos de obligación de presentación del IRPF.

Casinos, salones recreativos y casas de apuestas como recaudadores.-

Más allá de la posible variación del patrimonio tras una mala noche en el casino, las pérdidas deducibles por actividades lucrativas y obtenidas siempre dentro del período impositivo correspondiente que se trate, serán deducibles en la medida en que no superen las ganancias obtenidas provenientes del juego en el mismo período, tributando de esta manera por la ganancia neta, es decir, ganancias menos pérdidas de actividad de juego del ejercicio que se trate.

No obstante, algunas pérdidas no podrán ser deducibles en ningún caso (se incluyen aquí sorteos comunes como Cruz Roja, Loterías del Estado, los ciegos, etc.) y hay que hacer notar que si estamos incursos en tributación por actividades económicas, nos someteremos a los reflejado en el artículo 14 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre Sociedades, donde se nos explica claramente que no tienen la consideración de gastos fiscalmente deducibles estos rendimientos del juego, en ningún caso. Conforme a la regla especial, las ganancias patrimoniales no derivadas de transmisiones, como las del juego y supuestos análogos, se atribuyen a la persona a quien corresponda el derecho a su obtención o que las haya ganado directamente.

Tras la incursión del impuesto sobre el juego, la entidad otorgante del premio (díganse casinos y otros establecimientos de juego, casas de apuestas y otros) se nos practica una retención del 20% sobre los premios superiores a 2.500 euros, pero nos queda la tranquilidad de esta ganancia, figurará dentro de la parte general del impuesto sobre la renta, tributando al tipo general, es decir, no son renta del ahorro a pesar de habernos gastado los mismos en la obtención de estos ingresos.

La tributación de estos rendimientos anteriormente exentos en su totalidad, es ahora, siempre que sean superiores a 2.500 euros, pasa ahora a formar parte del incremento patrimonial, de la forma considerada como rendimiento neto, es decir, ganancias menos pérdidas, sin contar los gastos en lotería que citamos anteriormente. Para ello, debe tomarse en cuenta que se entiende por juego:

toda actividad en la que se arriesguen cantidades de dinero u objetos económicamente evaluables en cualquier forma sobre resultados futuros e inciertos, dependientes en alguna medida del azar, y que permitan su transferencia entre los participantes, con independencia de que predomine en ellos el grado de destreza de los jugadores o sean exclusiva o fundamentalmente de suerte, envite o azar.

Las fichas las puedo deducir, pero los boletos de ciegos o la lotería, no.

Nos bombardean con noticias de recortes y que las arcas públicas están diezmadas, y resulta que lo que un contribuyente gaste en casinos y poker sí computa para minorar su base en el caso de que gane un buen premio, con lo que parece estarse incentivando el gasto en negocios privados (muchos de ellos en paraísos fiscales, cerca de la frontera de lo lícito), frente a penalizar el gasto en entidades públicas que contribuyen a generar ingresos para el Estado y las Comunidades Autónomas, o lo que es peor, Entidades sin ánimo de lucro como la ONCE o la Cruz Roja, con una clara vocación social.

¿Porqué no son deducibles los boletos de las apuestas del estado? ¿No me he gastado el mismo dinero que en el poker (díganse poker online, casinos, black jack, ruleta rusa, apuestas deportivas, etc.,) para poder conseguir que me toque? Aunque es un razonamiento parecido al de esa frase aplicable a los gastos deducibles (“los gastos necesarios para generar los ingresos”), no deja de ser una pregunta compleja para reflexión individual; suponemos que ello es así por el volumen de negocio de cada sector, aunque tal desigualdad ya parece haber generado la controversia suficiente como para generar una enmienda ya presentada en las Cortes Generales, para la supresión de esta deducibilidad de pérdidas, que es cuando menos, difícil de controlar.

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Esp. Contabilidad. Post grado en Auditoría de Cuentas. Máster en Dirección de Negocios Internacionales. Máster en Planificación empresarial del medioambiente.

Entradas relacionadas

RECUERDE QUE

El único objetivo de este blog es meramente informativo y en ningún caso supone asesoramiento profesional. Los textos y cualquier otra información aquí publicada están destinadas a un uso meramente informativo y documental. El autor o los autores de este sítio, no se hacen responsables de posibles inexactitudes en el contenido, ni de posibles perjuicios por su utilización. Los únicos textos que tienen validez jurídica son los publicados en los Boletines y Diarios Oficiales.

Creative Commons License

×
Dudas particulares, sólo vía blog, para conocimiento de tod@s.