Dar de baja una sociedad.
Dar de baja una sociedad.
Rate this post

Con tanta crisis y tanta empresa hundida, hundiéndose, o simplemente con un futuro incierto, no está de más hacer un breve recordatorio, ya que dar de baja una sociedad, conlleva una serie de gestiones. Por suerte y con la introducción de la informatización de las administraciones, cada vez es más sencillo. Recordar que se trata de una falta de actividad y no de extinción o disolución.

Los trámites a realizar, en lineas generales son:

1.-Presentar 036 de baja de actividad (Telemático o físico).

Con respecto a las casillas de retenciones e impuestos indirectos…, yo recomendaría dejarlas tal cual estén hasta estar seguros de que no recibiremos más facturas que nos hagan tener que presentar trimestrales y resúmenes. (Las facturas de suministros de locales y otras similares no constituyen actividad empresarial por sí solas). Quizá con uno o dos ejercicios sea más  que suficiente, dependiendo del tamaño empresarial.

El trámite legal ha de hacerse mediante modificación en la declaración censal modelo 036 y 037, marcando la casilla 140 “Dejar de ejercer todas las actividades empresariales y/o profesionales (personas jurídicas y entidades, sin liquidación. Entidades inactivas”. También hay que cumplimentar la casilla 141 “Fecha efectiva del cese del modelo 036” con la fecha en la que ha dejado de prestarse la actividad, es decir, la fecha efectiva en la que cesa toda actividad.

 

2.-Dar de baja al/los administrador/es en la seguridad social del seguro autónomo

A través del modelo correspondiente, (mod. TA-0521) ya que una vez que la sociedad ha sido dada de baja, aunque permanezca sin disolver, no requiere ningún alta de administrador (siempre exceptuando particularidades). Si se dá de baja el día uno de cualquier mes, ese mes habrá de pagarse.

3.- Los suministros

Teléfonos, Agua, Luz,…, se pueden dar de baja o no, dependiendo de muchos factores. Lo normal es darlos de baja para evitar este tipo de gastos superfluos, pero no es indispensable ya que una sociedad inactiva puede tener unos gastos mínimos sin que ello suponga actividad.

4.- Los leasing

Se pueden subrogar a otra empresa o a persona física si el intermediario financiero lo permite. También se podrían cancelar anticipadamente (siempre que se pueda) o por último, seguir pagando estos arrendamientos financieros desde la sociedad vía aportaciones de socios que tampoco supondrían presunción de actividad.

Mientras la sociedad esté sin actividad, pero no liquidada, seguirá teniendo las siguientes obligaciones:

  • Legalización de libros contables.
  • Depósito de cuentas anuales. (Además, el registrador suele retener como profesional, lo que obliga a presentar declaración trimestral y anual de modelos 111 y 190).
  • Impuesto de sociedades sin actividad.

5.- Baja definitiva de la empresa.-

Para la baja definitiva de la empresa, si decidimos no dejarla inactiva para no tener que cumplir con las obligaciones formales anteriores, hay que incurrir en el gasto necesario de abonar el impuesto sobre transmisiones patrimoniales. Posteriormente, será necesario realizar una escritura de extinción definitiva de la sociedad, asientos de cierre necesarios y el trámite final en el registro mercantil.

El importe monetario del trámite anterior, puede oscilar entre los 500 y los 800 euros, según las tarifas de notarios, abogados y demás familia. Conviene destacar que muchos de los trámites quizá los podamos realizar a través de los nuevos portales de creación de empresas, y sus profesionales adheridos, tales como el circe, si bien, mucho pone el Estado en ayudar a la creación de empresas, pero luego no se ve absolutamente nada de esfuerzo en ayudar en su extinción.

6.- Impuesto sobre sociedades.-

Los sujetos pasivos del Impuesto sobre Sociedades que queden inactivos tendrán todas sus obligaciones tributarias de baja (Declaraciones mensuales, ni trimestrales ni anuales por el IVA, etc.), excepto la obligación de presentar declaraciones por el Impuesto sobre Sociedades. En consecuencia, todos los años se tendrá que presentar el modelo 200.

Al cumplimentar el modelo, en las opciones iniciales, tendremos que marcar la casilla 026 de Entidad inactiva, que bloqueará automáticamente la parte del impuesto en lo referente a la cuenta de resultados. Solo nos permitirá rellenar la parte del balance, ya que no se admitirá, a partir de la fecha de inactividad ningún tipo de resultado. Por ende, no será posible realizar ninguna deducción en concepto de IVA o IGIC, ni la deducción de ningún gasto o factura.

Por lo anterior hay que calcular bien la fecha de inactividad efectiva, puesto que puede pasar que alguna parte del ejercicio haya podido estar activa en algún momento (por cuestiones puntuales propias de la acción de dar de baja una sociedad). Se marcará dicha casilla en la declaración de 2016. En el caso expuesto, si en el ejercicio 2016, se obtuvieron beneficios, la sociedad estará obligada en 2017 a realizar pagos a cuenta, a pesar de la inactividad, a no ser que se acoja a la segunda opción de pagos a cuenta de la LIS.

7.- Impuestos indirectos y retenciones y pagos a cuenta.-

Desde la fecha de la inactividad, IVA y/o IGIC soportados no serán deducibles por la propia falta de actividad (art. 93 LIVA); existe imposibilidad de deducción en cuota, por lo que las cantidades soportadas no afectarán a resultados.  Sin embargo, si hubiera el caso, la sociedad sí pudiera seguir estando obligada a realizar retenciones e ingresarlas en la AEAT (modelo 100 y 190).

Entradas relacionadas