Como rellenar una declaración complementaria.
Como rellenar una declaración complementaria.
Rate this post

Equivocarse en una autoliquidación de la Agencia Tributaria, nunca es plato de buen gusto. Por ello, la propia administración articula los mecanismos mediante los cuales es posible corregir las mismas, tanto por sustitución o agregación de información a estas. Vamos a repasar algunos conceptos legales de las mismas, recogidos en los distintos preceptos legales aplicables y que nos facilitan el como rellenar una declaración complementaria.

La propia Ley General Tributaria, recoge la mecánica descriptiva de las declaraciones y autoliquidaciones en sus artículos 119 a 122, remitiéndonos este último a los art. 118 a 121 del Reglamento General de las actuaciones y procedimientos de gestión e inspección tributaria y de desarrollo de las normas comunes de los procedimientos de aplicación de los tributos.

Es por tanto en el artículo 119 del RGA, sobre las autoliquidaciones complementarias, donde tengamos que ahondar; el mismo dicta literalmente que:

1. Tendrán la consideración de autoliquidaciones complementarias las que se refieran a la misma obligación tributaria y periodo que otras presentadas con anterioridad y de las que resulte un importe a ingresar superior o una cantidad a devolver o a compensar inferior al importe resultante de la autoliquidación anterior, que subsistirá en la parte no afectada.

En este punto tan solo resaltar el matiz importante sobre la autoliquidación anterior: la misma, subsiste por la parte no afectada. Hay que tener en cuenta que en este caso tendremos dos justificantes, el presentado originalmente y el de la complementaria.

2. En las autoliquidaciones complementarias constará expresamente esta circunstancia y la obligación tributaria y periodo a que se refieren, así como la totalidad de los datos que deban ser declarados. A estos efectos, se incorporarán los datos incluidos en la autoliquidación presentada con anterioridad (la que no es declaración complementaria) que no sean objeto de modificación, los que sean objeto de modificación y los de nueva inclusión.

Es decir, que a la hora de declarar la misma, hay que hacer una nueva declaración “con todo”, lo nuevo y/o lo modificado (por supuesto), junto con lo que además ya estaba y debe presentarse de nuevo. (Para ello se nos pide el justificante de la declaración originaria, como vemos a continuación…).

3. El obligado tributario deberá realizar la cuantificación de la obligación tributaria teniendo en cuenta todos los elementos consignados en la autoliquidación complementaria. De la cuota tributaria resultante de la autoliquidación complementaria se deducirá el importe de la autoliquidación inicial.

Cuando se haya solicitado una devolución improcedente o por cuantía superior a la que resulte de la autoliquidación complementaria y dicha devolución no se haya efectuado al tiempo de presentar la declaración complementaria, se considerará finalizado el procedimiento de devolución iniciado mediante la presentación de la autoliquidación previamente presentada.

En el supuesto de que se haya obtenido una devolución improcedente o por cuantía superior a la que resulte de la autoliquidación complementaria, se deberá ingresar la cantidad indebidamente obtenida junto a la cuota que, en su caso, pudiera resultar de la declaración complementaria presentada.

Ello significa que si fruto de la complementaria obtuviésamos más importe ingresado del que realmente corresponde conforme a lo declarado, el procedimiento a seguir es el de ingresos indebidos, para devolver la cantidad que incorrectamente, digamos, hemos “sustraído” de la administración vía declaración complementaria.

4. Cuando un obligado tributario considere que una autoliquidación ha perjudicado de cualquier modo sus intereses legítimos, podrá instar la rectificación de dicha autoliquidación conforme a lo establecido en el artículo 126.

Dicho art. 126, versa sobre la iniciación del procedimiento de rectificación de autoliquidaciones; la misma habrá de estar dirigida al órgano competente (la administración tributaria en este caso) y una vez se hayan presentado ante la misma todas las autoliquidaciones. Vimos un ejemplo en el caso de haber presentado retenciones sobre el IRPF en exceso en el correspondiente modelo 111 de retenciones y pagos a cuenta.

Entradas relacionadas