Arrendamiento financiero (Leasing) vs Arrendamiento operativo (Renting)
Arrendamiento financiero (Leasing) vs Arrendamiento operativo (Renting)
Rate this post

El leasing, es un contrato en el cuál, ante la adquisición de un inmovilizado subyacente a dicho contrato, las condiciones económicas incluyen la transferencia de todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo sobre el que se realiza el contrato. Esta razón basta para clasificar la operación como arrendamiento financiero y por tanto sea contabilizado como tal. Esto sucede cuando:

  • No existen dudas de que la opción de compra final se va a realizar. Bien esta se incluye en el precio total o es cero.
  • Independientemente de la opción de compra, se va a transferir totalmente el activo al finalizar el plazo de arrendamiento o dicho plazo cubre la vida útil total del mismo.

El arrendamiento operativo o contrato de renting, es un contrato mercantil que se lleva a cabo por un tiempo y por un precio determinado, muy similar a un alquiler común.

El suscriptor de renting, además del uso del bien, contrata una serie de servicios complementarios (asistencia técnica, mantenimiento, seguros, sustitución, etc.) y en ocasiones, los bienes objeto de estos contratos son adquiridos por el arrendatario al vencimiento del mismo por un precio próximo o por debajo de su valor residual.

Se suele utilizar más en bienes que sufren una rápida depreciación por motivos tecnológicos o bien por llevar sujeto el activo asistencia técnica especializada que se prefiere incluir en la operación.

Desde el punto de vista contable, si un contrato de renting cumple con alguna de las condiciones fijadas para el leasing, como inexistencia de opción de compra o inclusión de ésta en el montante total de la operación, se debe contabilizar como un arrendamiento financiero.

En otro caso se debe registrar contablemente como un arrendamiento operativo, si bien, desde el punto de vista contable, hay que observar la naturaleza del bien y el fin de éste para el patrimonio de la entidad. Si el activo no va a formar parte de ésta, se trata de un simple arrendamiento; si hay intención de adquirir el bien estaremos ante un arrendamiento financiero. Osea, que hay que atender, como dice el propio plan, a la realidad económica y no solo a su forma jurídica.

Entradas relacionadas