Aplazamiento de deudas tributarias 2020, por coronavirus.

El aplazamiento de deudas tributarias, se encuentra entre las medidas destinadas a paliar los efectos del covid-19, que encontramos en el Real Decreto Ley 7/2020, de 12 de marzo, por el que se adoptan medidas urgentes para responder al impacto económico del citado elemento.

Además de los suplementos de crédito activados a las comunidades, y otros aspectos médicos y de diversa índole, encontramos en el capítulo IV, artículo 14, las medidas de apoyo financiero transitorio.

Aplazamiento de deudas tributarias 2020, por coronavirus.

Dicta el comentado artículo, que "se concederá aplazamiento del ingreso de la deuda tributaria correspondiente a todas aquellas declaraciones-liquidaciones y autoliquidaciones cuyo plazo de presentación e ingreso finalice desde la fecha de entrada en vigor del presente real decreto-ley y hasta el día 30 de mayo de 2020, ambos inclusive, siempre que las solicitudes presentadas hasta esa fecha reúnan los requisitos a los que se refiere el artículo 82.2.a) de la Ley General Tributaria."

Además, dicho aplazamiento será aplicacable a deudas de los apartados b) f) y g) del artículo 65.2, que son los siguientes:

Aplazamiento y fraccionamiento del pago. Sociedades.

Art. 65.2 LGT: No podrán ser objeto de aplazamiento o fraccionamiento las siguientes deudas tributarias (hasta el 30 de mayo, sí se puede)

  • a) Aquellas cuya exacción se realice por medio de efectos timbrados
  • b) Las que deba cumplir el retenedor o el obligado a realizar ingresos a cuenta.
  • c) En caso de concurso, los créditos contra la masa.
  • d) Recuperación de ayudas del Estado.
  • e) Resultantes de la ejecución de resoluciones firmes por recursos previamente suspendidas.
  • f) Tributos que deban ser legalmente repercutidos
  • g) Pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades.

Lo mencionado, es, por norma general, motivo de inadmisión para el aplazamiento o fraccionamiento, habilitándose, lo reflejado en negrita, como medida excepcional por el caos económico producido. Por tanto, podremos solicitar aplazamiento y/o fraccionamiento de las retenciones (Modelos 111-115, etc) y de los pagos a cuenta del impuesto de sociedades (Modelo 202), por citar los más extendidos.

Hasta aquí, podríamos pensar que serían unas medidas acertadas, pero vamos a ver las restricciones.

Condiciones para obtener el aplazamiento o fraccionamiento de deudas por el coronavirus.

1.- Reunir los requisitos del artículo 82.2.a) de la LGT (Ley General Tributaria)

Esto es, que las solicitudes presentadas hasta el 30 de mayo, no requerirán de la garantía siempre necesaria para su concesión (aval solidario de entidad de crédito o sociedad de garantía recíproca o certificado de seguro de caución)sean de cuantía inferior a la que se fije en la normativa de cada tributo. De lo anterior, entendemos que en la presente situación, independientemente del importe, se dan por sentadas las necesidades de tesorería y su justificación de transitoriedad.

2.- Requisito de volumen de operaciones.

En vistas a destinar esta medida a las empresas pequeñas y medianas, será requisito que el deudor o entidad no supere el volúmen de operaciones de 6.010.121,04 € en el ejercicio 2019.

Condiciones del aplazamiento en cuanto a plazos e intereses de demora.

  • El plazo será de seis meses. (No se especifica si se trata de un máximo o siempre ha de ser 6 meses).
  • El interés de demora se devengará a partir del 4º mes, es decir, no se devengará en los tres primeros meses.


Fuente: Real Decreto-ley 7/2020, medidas urgentes para responder al impacto económico


Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Esp. Contabilidad. Post grado en Auditoría de Cuentas. Máster en Dirección de Negocios Internacionales. Máster en Planificación empresarial del medioambiente.