Contabilidad, fisalidad, laboral y linux en Canarias.

Trabajar despues de la jubilación.

Trabajar despues de la jubilación.

Seguro que a muchos no les va a apetecer lo que es trabajar despues de la jubilación, pero bueno, la sociedad nos adiestra de tal forma que a muchos la idea de estar parado (no en paro), acaba por no gustar demasiado.

Trabajar despues de la jubilación.

Y es que además, la jubilación parece estar cada vez más en entredicho; no sólo nos alargan cada vez más la edad para hacerlo, nos minoran los derechos consolidados anteriores, sino que además, cada vez más se pone como requisito el trabajar más en los últimos años previos a la jubilación, de forma que pueda minorarse más la cuota devengada una vez tomemos la decisión de jubilarnos.

Lo que es el texto legal soporte, lo podemos encontrar en el R.D.L. 5/2013, de 17 de marzo, sobre la compatibilidad entre la percepción de una pensión de jubilación y el trabajo remunerado por cuenta propia o ajena.

Dicha normativa establece como principal novedad la restricción de que sólo sea posible compatibilizar el 50% de la pensión recibida, esto es, que aquellos trabajadores que han accedido a la jubilación al alcanzar la edad legal y cuentan con largas carreras de cotización (y no pertenezcan a clases pasivas, osea, que sean funcionari@s), puedan compatibilizar el empleo a tiempo completo o parcial con el cobro de la mitad de la pensión que hubiese podido corresponderle, con unas obligaciones de cotización social limitadas.

Las tres formas básicas, hoy por hoy, para continuar con una cierta actividad laboral tras la jubilación, podrían resumirse en las siguientes:

Jubilación parcial.-

Forma jurídica en la que no se interrumpe la actividad laboral, sino que se reduce a parte de la jornada; dicha parte se regulará entre ambas partes, conforme a ciertas limitaciones.

Jubilación flexible.-

O tambien llamada “trabajar mientras se está jubilado”; conlleva como es lógico, la reducción de la pensión en función de las horas y las jornadas que se trabaje.

Autónomo jubilado.-

Se permitirá el trabajo por cuenta propia tras la jubilación siempre que los ingresos anuales por la actividad no superen unos determinados límites y se alcace la totalidad de la base reguladora, es decir, se hayan cotizado los 40 o más años necesarios alcanzando el 100% de la pensión.

En este caso será necesario consultar en la Seguridad Social, si se permite la compatibilidad del puesto con el desempeño; este requesito es totalmente necesario, a riesgo de que nos detraigan la pensión de todos los periodos con incompatibilidad.

Otros aspectos sobre trabajar despues de jubilarse o continuidad de la actividad laboral.-

  • La disposición adicional primera introduce una serie de cautelas tendentes a evitar que la modalidad de compatibilidad entre la pensión de jubilación y trabajo del Capítulo I pueda ser indebidamente utilizada por las empresas como una vía de reducción de costes a través del empleo de esta figura en fraude de ley.
  • La jornada de trabajo podrá ser a tiempo completo o parcial, reduciéndose la cuantía de la pensión a la mitad en todos los casos, independientemente de la jornada que se realice.
  • Se mantendrá la consideración de pensionista a todos los efectos.
  • El empleador o empresa, sólo cotizará en sus seguros sociales, por los conceptos laborales de incapacidad temporal y contingencias profesionales. A dichos conceptos se añadirá un nuevo bloque retributivo en forma de cotización especial por solidaridad, con un importe del 6% para la empresa y 2% para el trabajador.
  • Será requisito para la empresa no haber despedido improcedentemente a ningún trabajador del mismo grupo profesional al que se adscriba el trabajador jubilido, en los 6 meses anteriores.
  • Cuando se deje de trabajar, se volverá a cobrar el 100% de la pensión.
  • No va a proceder recálculo posterior de la pensión de jubilación por las nuevas cotizaciones realizadas una vez jubilado o jubilada, por lo que una vez finalizado el trabajo se repone la prestación obtenida al cumplir la edad legal.
  • En caso de autónomo jubilado o trabajador post-jubilación por cuenta propia, para no pagar el seguro autónomo, será necesario un salario mínimo interprofesional no superior a  9.080,40 euros al año. Por supuesto que las ganancias obtenidas tendrán que seguir reflejándose en el IRPF de forma totalmente independiente.
  • El jubilado titular de un negocio, que por supuesto quiera trabajar despues de la jubilación, podrá seguir manteniendo la condición siempre que solo se desarrollen funciones inherentes a la mera tenencia de la propiedad, pero no se trabaje en la empresa (aquí creemos entender que no se forme parte de los Consejos decisorios u Órganos de dirección de la Sociedad).
  • Con respecto a lo anterior, si se continuasen ejerciendo actividades de gestión, administración y/o dirección, el régimen de la Seguridad Social al que se debe cotizar será el General.

Licenciado en Administración y Dirección de Empresas, Esp. Contabilidad. Máster en Auditoría de Cuentas. Máster en Dirección de Negocios Internacionales. Máster en Planificación empresarial del medioambiente.

Entradas relacionadas

Deja un comentario

RECUERDE QUE

El único objetivo de este blog es meramente informativo y en ningún caso supone asesoramiento profesional. Los textos y cualquier otra información aquí publicada están destinadas a un uso meramente informativo y documental. El autor o los autores de este sítio, no se hacen responsables de posibles inexactitudes en el contenido, ni de posibles perjuicios por su utilización. Los únicos textos que tienen validez jurídica son los publicados en los Boletines y Diarios Oficiales.

Creative Commons License