Aprendiendo contabilidad, fiscalidad, laboral,…y linux

Mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales

Las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales son asociaciones, debidamente autorizadas por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, que se constituyen sin ánimo de lucro, por empresarios que asumen una responsabilidad mancomunada con objeto de colaborar en la gestión de la Seguridad Social del personal al servicio de los asociados, generalmente las empresas pagadoras.

A lo anterior se le conoce también como “El Mutualismo”, y puede ser descrito de otra modo como el sistema por el que los empresarios, sujetos a responsabilidad mancomunada, se asocian voluntariamente y sin ánimo de lucro. Su objeto, como se verá más detalladamente, colaborar en la gestión de la Seguridad Social.

Actualmente, junto con los departamentos de Sanidad de las diferentes Comunidades Autónomas, negocian la renovación de los convenios de colaboración que permiten agilizar los trámites de bajas y altas médicas y que afectan a casi 16 millones de trabajadores.

Los empresarios se integran en una mutua a través del documento de asociación que regula los derechos y obligaciones entre ellos y han de proteger en la misma entidad la totalidad de sus trabajadores correspondientes a centros de trabajo de la misma provincia. La colaboración mutua-empresa comprende las siguientes actividades:

1. Colaboración en la gestión de contingencias de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. (Proporcionan el coste de las prestaciones por accidente de trabajo o enfermedad profesional sufridos por el personal).

2. Realización de actividades de prevención. (Asumen también parte del coste de los servicios y actividades preventivas).

3. Colaboración en la gestión de la prestación económica de incapacidad temporal derivada de contingencias comunes.

4. Demás actividades, prestaciones y servicios de seguridad social que les sean atribuidas legalmente.

El día a día

Todas las empresas tienen la obligación de tener una mutua para tener cubiertas las contingencias profesionales, pudiendo optar por concertar con la propia Seguridad Social o asociándose a una Mutua de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales de la Seguridad Social, siendo esto último lo más común.

Existen dos modalidades de pago de la prestación económica de la baja, el pago delegado y el pago directo.

Pago delegado: es el que se realiza cuando está vigente la relación laboral; independientemente de quien esté obligado al pago de la prestación, quien realmente paga es la empresa, pero “por delegación”, ya que este pago lo recupera posteriormente por menores cuotas a la seguridad social.

Pago directo: Una vez extinguida la relación laboral, es el trabajador quien debe solicitar el pago al INSS o la mutua, rellenando el formulario de solicitud de pago directo, bien en el INSS o en la mutua.

Normativa legal:

Reglamento sobre colaboración de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social Real Decreto 1993/1995, de 7 de diciembre.

Modificación del Reglamento Real sobre colaboración de las mutuas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales de la Seguridad Social Decreto 38/2010, de 15 de Enero.

RECUERDE QUE:

Los textos y cualquier otra información aquí publicada están destinadas a un uso meramente informativo y documental. El autor o los autores de este sítio, no se hacen responsables de posibles inexactitudes en el contenido, ni de posibles perjuicios por su utilización. Los únicos textos que tienen validez jurídica son los publicados en los Boletines y Diarios Oficiales.

Creative Commons License

Comentarios recientes