Contabilidad, fisalidad, laboral y linux en Canarias.

Método del contrato cumplido y del porcentaje de realización

La norma de registro y valoración (NRV) 14ª, “Ingresos por ventas y prestaciones de servicios” del PGC 2007 recoge el tratamiento contable de los ingresos por ventas (2º Aptdo.) y de los ingresos por prestación de servicios (Aptdo 3).

En el sector de la construcción diferenciamos básicamente dos tipos de contratos, desde el punto de vista contable:

– Contrato de realización de servicio de construcción (se excluyen la mayoría de materiales y las especificaciones del cliente son elevadas).

– Contrato de venta de construcción (El típico donde la constructora compra los materiales que incorporará al activo y las especificaciones, aún habiéndolas, no son significativas con respecto al total de la obra).

Los ingresos derivados del primer tipo de contrato (realización de servicio), se reconocerán en función del porcentaje de realización de tal servicio, que deberá ser estimado con fiabilidad, lo cuál se da cuando se cumple que:

a) El importe de los ingresos puede valorarse con fiabilidad.

b) Es probable que la empresa reciba los beneficios o rendimientos económicos derivados de la transacción.

c) El grado de realización de la transacción, en la fecha de cierre del ejercicio, puede ser valorado con relativa certeza.

d) Los costes ya incurridos en la prestación, así como los que quedan por ejecutar hasta completarla, pueden ser valorados tambien con fiabilidad.

Siempre que fuera aplicable el porcentaje de realización, el reconocimiento de ingresos estará supeditado al cumplimiento de estas cuatro condiciones.

No obstante lo anterior, cuando el resultado no pueda ser estimado con exactitud, estos ingresos irán siendo reconocidos en proporción a los gastos incurridos. Por tanto, y según el ICAC, en el nuevo PGC 2007 no resulta aplicable el “método de contrato cumplido” regulado en la adaptación sectorial del NPGC para empresas constructoras, aprobadas por Orden del MEH de 27 de enero de 1993.

Cuestión distinta es la de aquellos contratos de cuyos términos se desprenda que su objeto no es la prestación de un servicio de construcción, sino la venta de una construcción.

Últimamente en el contexto actual, tenemos, a caballo entre los tipos contractuales anteriores, los contratos “llave en mano”, que pueden englobar acuerdos muy diferentes (existen desde contratos en los que el cliente puede personalizar mucho su vivienda, hasta viviendas completamente cerradas a personalización del comprador), lo que dificulta su clasificación.

Así, a medida que aumentan los requerimientos del cliente y las especificaciones técnicas disminuye la estandarización, produciéndose una transferencia de riesgos y beneficios esperados en la actividad del contratista.

En resumen, los ingresos por prestación de servicios se reconocerán cuando el resultado de la transacción pueda estimarse con fiabilidad, reconociéndose en función del porcentaje de realización de la prestación del servicio a fecha de cierre del ejercicio.

Por el contrario, cuando el resultado de la transacción no pueda estimarse con fiabilidad, se reconocerán ingresos solo por el importe en que los gastos reconocidos se consideren recuperables.

Cuando se producen las circunstancias siguientes, existen dificultades para estimar con fiabilidad el coste, (salvo que se trate de proyectos por hitos o fases, en donde se tomará el importe de la cifra de ventas de cada una de estas fases).

* Existiendo acuerdo negociado que vincula a las partes al cumplimiento de sus obligaciones respectivas, puede haber modificación de los riesgos y beneficios para el contratista, como consecuencia de las modificaciones contractuales.

* Por lo tanto, no se trata de un producto estándar. Es decir, los materiales, medios de producción e inspección técnica (cuando es requerida), son componentes que la constructora maneja para la consecución del resultado objeto del contrato.

A efectos fiscales, a la hora de imputar las certificaciones de obra al cierre del ejercicio, serán válidos ambos criterios (método del porcentaje de realización y contrato cumplido), debiéndose aplicar el primero, y con carácter subsidiario el segundo, cuando no se cumplan las condiciones anteriores y según consulta vinculante de la DGT de 3-5-2007.

Deja un comentario

RECUERDE QUE

El único objetivo de este blog es meramente informativo y en ningún caso supone asesoramiento profesional. Los textos y cualquier otra información aquí publicada están destinadas a un uso meramente informativo y documental. El autor o los autores de este sítio, no se hacen responsables de posibles inexactitudes en el contenido, ni de posibles perjuicios por su utilización. Los únicos textos que tienen validez jurídica son los publicados en los Boletines y Diarios Oficiales.

Creative Commons License