Contabilidad, fisalidad, laboral y linux en Canarias.

Arrendamiento financiero. El papel de la opción de compra.

Arrendamiento financiero. El papel de la opción de compra.
Rate this post

En base a la consulta vinculante CV V0749-10, tenemos una empresa constructora que alquila maquinaria específica a su clientes a través de una actividad contractual (“gestión de la flota”), incluyendo diversos servicios anexos (reparación, mantenimiento, cobertura de robo, recogida y entrega de maquinaria).

El cliente paga una cuota mensual que a la finalización del período de uso cubre la totalidad del coste de adquisición de las máquinas, el coste de los servicios incorporados y un margen de beneficios, pudiendo este cliente de la constructora renovar las máquinas por otras nuevas o devolverlas, de manera que, de no devolverlas, se le factura por una cantidad igual al 10% del precio de venta vigente de la máquina.

En base a las condiciones económicas del contrato, el mismo se contabiliza como un contrato de arrendamiento financiero, y se consulta a AEAT, si tal proceder es correcto:

La Srta. AEAT contesta citando el artículo 11.3 del TRLIS:

“3. Siempre que el importe a pagar por el ejercicio de la opción de compra o renovación, en el caso de cesión de uso de activos con dicha opción, sea inferior al importe resultante de minorar el valor del activo en la suma de las cuotas de amortización máximas que corresponderían a éste dentro del tiempo de duración de la cesión, la operación se considerará como arrendamiento financiero”.

Dicho precepto está previsto para aquellos contratos en los que exista opción de compra o de renovación de la cesión del mismo bien inicialmente cedido, por lo que este precepto no resulta aplicable al caso planteado.

No obstante, en aplicación de lo señalado en el artículo 10.3 del TRLIS, en la medida en que, por las condiciones económicas de la operación, dicha operación sea calificada en el ámbito contable como arrendamiento financiero, igual tratamiento corresponderá en el ámbito fiscal.

Todo ello, sin perjuicio del tratamiento que corresponda a los servicios prestados por la consultante y a la contraprestación que corresponda a los mismos en las operaciones descritas.

Según lo anterior, ¿De qué depende su calificación contable como arrendamiento financiero?, pues tal y como se comentó en su día, de la transferencia de todos los riesgos y beneficios inherentes a la propiedad del activo sobre el que se realiza el contrato. Y es ésto lo bastante y suficiente para clasificar la operación como tal.

Aunque la operación consultada se asemeja a un renting por la contratación de servicios anexos, no existe opción de compra, ya que ese 10 % es una penalización de no entrega y no un precio a pagar por la maquinaria alquilada.

Tal y como se dijó también en aquel post, desde el punto de vista contable, si un contrato de renting cumple con alguna de las condiciones fijadas para el leasing, como inexistencia de opción de compra o inclusión de ésta en el montante total de la operación, se debe contabilizar como un arrendamiento financiero.

Acceso texto íntegro CV V0749-10

Entradas relacionadas

RECUERDE QUE

El único objetivo de este blog es meramente informativo y en ningún caso supone asesoramiento profesional. Los textos y cualquier otra información aquí publicada están destinadas a un uso meramente informativo y documental. El autor o los autores de este sítio, no se hacen responsables de posibles inexactitudes en el contenido, ni de posibles perjuicios por su utilización. Los únicos textos que tienen validez jurídica son los publicados en los Boletines y Diarios Oficiales.

Creative Commons License

×
Dudas particulares, sólo vía blog, para conocimiento de tod@s.